Regresar al Inicio

La rebelión de los teléfonos tontos

Staff e-Vector
322 vistas
Staff e-Vector
322 vistas
Imagínate que vuelves a usar un Nokia con viborita. Pues prepárate porque se avecina una rebelión contra los smartphones para revivir los dumbphones.

Seguro que nos lees desde tu “smartphone”. 

Se estima que 4,770,000,000 de personas tienen un celular. Eso es poco más del 64 por ciento de la población en el mundo… y casi todos los celulares son de esos llamados “teléfonos inteligentes”.

Pero ¿y si te dijéramos que se está fraguando una rebelión contra esos smartphones y que los dumbphones van ganando?

Sí, cada vez hay más personas que están dispuestas a cambiar su sofisticado teléfono celular por uno de esos teléfonos básicos, comunes, con funciones muy limitadas pero precisas.

Volver  a los orígenes de un teléfono móvil: llamar y recibir llamadas. Si acaso, intercambiar mensajes de texto SMS, tomar una foto y jugar a la viborita.

De acuerdo con un reportaje de la BBC, los «teléfonos tontos» están viviendo un renacimiento. 

Suzanne Bearne, periodista de Tecnología de los Negocios, detalla que las búsquedas en Google sobre estos aparatos aumentaron un 89 por ciento entre 2018 y 2021, citando un informe de la firma de software SEMrush.

“Aunque las cifras de ventas son difíciles de obtener, un informe señala que las compras globales de teléfonos tontos debieron alcanzar los mil millones de unidades el año pasado, frente a los 400 millones de 2019”, precisa en la publicación.

Según una información de la World Health Organization, el uso excesivo del celular nos expone a una pequeña radiación que puede desarrollar células cancerígenas en las personas. 

Además, está el síndrome de vibración fantasma, esa sensación imaginaria de que nos está vibrando el celular y que nos pasa cada vez más seguido.

Y ni hablar de lo que los smartphones hacen con nuestra salud mental.

Basta decir que ya existe algo llamado síndrome de abstinencia y que tiene que ver con daños emocionales que se generan si decidimos dejar de usar el celular de repente.

Nos da ansiedad.

El reportaje de la BCC refiere que las personas que han comenzado a utilizar estos “teléfonos tontos” suelen distraerse menos y son más eficientes en el trabajo o en la escuela, además, el rendimiento de su batería es mayor.

Todo sin contar las diferencias abismales entre los costos de uno y otro. 

¿Pagar 40 mil pesos por un teléfono inteligente vs pagar 400 pesos por otro que, además están hechos contra caídas y golpes?

 No lo sé… piénsalo. 

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero