Regresar al Inicio

Presupuesto 2024: las claves para entender el aumento del déficit

Staff e-Vector
932 vistas
Staff e-Vector
932 vistas

La nueva propuesta del Ejecutivo para los gastos del próximo año sobresale por contemplar un aumento considerable del déficit derivado del gasto social y el costo de la deuda financiera, entre otras cosas

Una vez más, como cada septiembre, la política mexicana se centra en uno de los temas más complicados y trascendentes de la vida pública en el país: el paquete económico del próximo año. 

Durante las próximas semanas, y probablemente hasta noviembre que se termine de aprobar, el Congreso entrará en un debate entre las diferentes facciones políticas y grupos de interés. Además de definir cuánto se va a gastar y en dónde, el presupuesto también hace pronósticos importantes acerca de los ingresos que tendrá la Federación y el estimado de crecimiento para el país.

Al igual que con otros temas fiscales, es fácil perder el foco de lo que es importante y cuáles son los cambios más importantes, por lo que esta guía rápida intenta dejar las cosas más claras.

Déficit, la controversia principal

El debate público ha estado centrado en que el presupuesto contempla un incremento considerable del gasto mucho más grande que los ingresos, lo que genera un déficit al erario.

El déficit para el próximo año, medido a través de los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), alcanza un nivel del 5.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Para ponerlo en contexto, México no registraba un nivel semejante desde finales de los ochenta.

“El balance primario también se deteriora de manera importante al pasar de un superávit estimado de 0.1 por ciento del PIB en 2023 a un déficit de 1.2 por ciento en 2024. Es importante recordar que el balance primario es una medida de sostenibilidad fiscal ampliamente aceptada”, advierte Luis Adrian Muñiz Muñiz, subdirector de Análisis Económico de Vector Casa de Bolsa.

Más gasto, ¿en dónde?

Luisa María Alcalde, titular de la Secretaría de Gobernación, ha defendido el paquete económico del próximo año argumentando que representa una ruta responsable para mantener finanzas sanas y que garantiza una transición ordenada al llegar al final del sexenio.

En cifras, se espera que el gasto público aumente en un 7.8 por ciento anual en términos reales en 2024, mientras que se pronostica un incremento de ingreso del 0.8 por ciento. 

Existen dos rubros en los que se concentra este mayor gasto. El primero es en programas sociales, especialmente en el área de las pensiones de adultos mayores que concentrará el 85 por ciento del presupuesto de la Secretaría del Bienestar.

De manera similar, se tiene previsto que el costo de la deuda pública aumente en un 12.3 por ciento anual en términos reales impulsado por las altas tasas del Banco de México.

En esa línea, también se espera que el gasto en inversión física en 2024 caiga en un 23 por ciento anual, lo que significa un menor impulso al sector de la construcción dentro de su componente público de acuerdo con Muñiz Muñiz.

Otros datos importantes

Similar a los programas sociales, las obras insignia de la actual administración recibirán atención especial para poder terminarlas y ponerlas en marcha antes de que termine el sexenio. Tal es el caso del Tren Maya que tendrá 120 mil millones de pesos adicionales.

Por su parte, se prevé un superávit presupuestario de 145 mil millones de pesos para Pemex para ayudar a la petrolera a cumplir con sus obligaciones de servicio de deuda.

Por último, destacan los pronósticos económicos de la Secretaría de Hacienda, los cuales se encuentran por encima de lo previsto por el consenso de especialistas. Por ejemplo, el Gobierno espera un crecimiento de entre el 2.5 y 3.5 por ciento del PIB, mientras que la estimación del mercado ronda el 1.7 por ciento. 

De manera similar, las autoridades prevén que la moneda se mantenga fuerte el próximo año y el tipo de cambio se ubique por los 17.60 pesos. 

Asimismo, pronostican un precio de barril de petróleo en 56.70 dólares, un valor por debajo de los 80 dólares actuales. Esto podría darle un mayor márgen presupuestario a Hacienda si sus estimaciones terminan siendo muy pesimistas..

“Continuamos pensando que la calificación crediticia de nuestro país se mantendrá sin cambios al menos por los siguientes 12 meses no obstante el importante crecimiento de los RFSP propuesto para 2024”,

concluye Luis Adrián Muñiz Muñiz.
Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero