Regresar al Inicio

Los 8 pilares de la inversión que debes de conocer desde pequeño

Staff e-Vector
2.1K vistas
Staff e-Vector
2.1K vistas
Te presentamos las ideas básicas que todo inversionista debe conocer desde temprana edad. Tal vez podrías enseñárselas a tus hijos, sobrinos, o cualquier persona más joven que tú. Te lo agradecerán.

1. Nadie ni nada controla al mercado

Existen muchos factores que hacen que el mercado fluctúe. Nadie sabe cuándo va a subir o bajar. Es importante que pongas atención a las noticias del mercado de valores. Pero no creas que puedes controlar el tiempo o el mercado. Existe demasiada evidencia de que intentar predecir qué sucederá con el mercado de valores es una pérdida de tiempo. Hazte un favor y no lo hagas.

2. Invertir es un pequeño acto de fe

Como empezar un negocio, invertir es un acto de fe. Podrás saber mucho sobre el mercado, conocer los mejores productos e investigar los retornos históricos. Pero el desempeño pasado no determina el desempeño futuro. Como dijimos en el punto anterior: nadie puede predecir el mercado. Inviertes y confías en que los retornos crecerán. Claro, existen muchas formas de mitigar los riesgos al invertir. Diversificar tus inversiones, ajustar tus porcentajes de riesgo, etc. Pero, al final, necesitas confiar en que el sistema se inclinará a tu favor.

3. Cuanto antes empieces a invertir, mejor

Pregúntale a cualquier persona que haya ganado dinero en los mercados y te dirán lo mismo. Entre antes empieces a invertir, mejor te irá. Verás, invertir es un juego a largo plazo. Entre más tiempo te des para jugar, más grandes serán los frutos. Como un joven inversionista, los intereses juegan a tu favor. Si comienzas a invertir a los 20 y no sacas nada de dinero hasta que tengas 65, habrás tenido 45 años de crecimiento en tus cuentas. Si empiezas a los 30 habrán sido 35 años de crecimiento. Así de simple.

4. Conoce los “por qué” de tu inversión

Dado que invertir es un juego de largo plazo, es esencial que te aferres a un “por qué” de largo plazo. ¿Por qué pongo mi dinero aquí en vez de gastarlo? ¿Por qué estoy ahorrando para el futuro en vez de despilfarrándolo ahora? Para conocer tu “por qué”, tómate algo de tiempo para pensar sobre tu propósito de vida. ¿Qué quieres estar haciendo cuando tengas 40? ¿O cuando tengas 50, o 60, o 70? Te aseguro que deseas confort y seguridad. Por eso estás ahorrando e invirtiendo hoy, para tu seguridad y la de tu familia.

5. Algunos fondos tienen mínimos de compra

Imagina, tienes $25,000 listos para invertir y te sientes listo para hacerlos crecer. Tomas la decisión y ¡pum!, te das cuenta que necesitas un mínimo de $50,000. Por eso, asegúrate de investigar bien antes de tomar la decisión de escoger un fondo en particular.

6. No conoces lo que no conoces

Cuando empezaste a aprender sobre invertir por primera vez, puede parecer que hay demasiada información flotando por ahí. ¡No estás equivocado! Hay muchísima terminología de inversión de la cual necesitas familiarizarte. No temas hacer preguntas y leer contenido de diferentes fuentes. A fin de cuentas, cada persona debe determinar su estrategia de inversión, pero primero debe uno aprender.

7. No inviertas tu fondo de emergencia

Algunas personas sienten que deben invertir todos sus ahorros dado que el mercado normalmente da retornos mucho más altos que la mayoría de las cuentas de ahorro. Pero eso no significa que debas invertir tu fondo de emergencia. Tu fondo de emergencia son los ahorros líquidos que necesitas acceder cuando sucede algún imprevisto. Sacar el dinero del mercado puede tomar tiempo. Separa tus fondos en fondos de inversión y de ahorro de emergencia, y asegúrate de dejarlos así. Es por tu bien.

8. Las comisiones se pueden acumular tanto como los intereses

Aunque todos queremos que tus intereses se acumulen y ganes más dinero, ten en cuenta que las comisiones se pueden acumular igual de rápido. Como ya dijimos, es importantísimo que sepas de antemano qué tipo de comisiones vas a tener que pagar cuando inviertas. Especialmente si estas son anuales. Podrías estar invirtiendo $80,000 anuales y darte cuenta que tienes que pagar $8,000 al año. Eso es un 10%. ¿No tan conveniente, verdad?

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero