Regresar al Inicio

¿Invertir en compañías de tecnología? Primero, hay que saber distinguirlas.

Staff e-Vector
596 vistas
Staff e-Vector
596 vistas
El reto de invertir en ellas consiste en saber identificar las oportunidades correctas.

No hay duda, las compañías más grandes del mundo según su capitalización de mercado son las de tecnología.

Y es que en 2018 el precio de éstas incrementó tanto que dominaron el top 5 de compañías mejores valuadas en el mercado. ¿Quiénes son? Ya te podrás imaginar: Apple, Alphabet (Google), Amazon, Facebook y Microsoft.

Aunque lo más lógico sería pensar que sus utilidades han ido a la par del precio de sus acciones, la realidad muestra que no es así. Hasta ahora, la tendencia apunta a que el precio de sus acciones incrementa más rápido que sus ganancias.

¿Qué hacer de todo esto? El reto de invertir en ellas consiste en saber identificar las oportunidades correctas. Y para esto, primero hay que conocer este sector.

El mayor segmento del mercado, o sea, el de la tecnología, se divide en cuatro principales áreas:

Software

Sin software, el mundo no se mueve. El software está presente en casi todo, desde componentes automovilísticos hasta marcapasos. Por eso, no sorprende que la industria del software valga cientos de miles de millones de dólares. Generalmente, el software no es cíclico por sí mismo; es decir, suele seguir las tendencias de los ciclos económicos que dominan el mundo financiero. Cuando hay recesión, normalmente las empresas reducen su gasto en software; pero cuando la economía se recupera, sucede lo opuesto.

Networking e Internet

Las redes, grandes y pequeñas, son quizás la mayor innovación tecnológica desde el microchip. La invención de redes no solo ha incrementado la eficiencia dentro de las empresas, sino que el propio Internet (que en sí es una red gigante) ha facilitado enormes cambios en el comercio y ha dado pie a nuevos modelos de negocios. El networking, en muchos aspectos, es un subsector de los otros mega-sectores; o sea, requiere hardware y software para funcionar. Sin embargo, su
tamaño e importancia lo sitúan como un área en sí misma.

Cabe destacar que el crecimiento y diversificación de compañías como Amazon, Facebook y Google borran las líneas de estas áreas cada vez más.

Hardware

Aunque el hardware ha perdido el respeto que solía tener en décadas anteriores, sigue siendo una pieza clave en el mundo de la tecnología. Después de todo, debe de existir “algo” que lleve a cabo las instrucciones que le dicta el software.

Para ser más específico, el área del hardware puede ser dividida en otras subáreas, como los equipo de comunicaciones, computadoras, equipo de redes, instrumentos técnicos y electrónicos de consumo.

Semiconductores

Sí, el área más oscura de la tecnología, pero un área de proporciones titánicas. ¿Qué son exactamente los semiconductores? Para ponerla fácil, son los chips que hacen que cualquier tecnología funcione. Algunos lo llaman el eje central desde donde la tecnología gira.

Como el software, la industria de los semiconductores es altamente cíclica; no obstante, lo que más importa en este área es la habilidad de diseñar productos superiores (que tengan más funciones por chip, más eficiencia energética, mayor resiliencia, etc.) al mejor precio.
A todo esto, ¿para que te sirve distinguirlas?

Lo importante. Algunos inversionistas prefieren no entrarle al mundo de la tecnología porque creen que todavía es muy impredecible. Sin embargo, dado que la tecnología va a perseverar, tener una visión demasiado conservadora podría ser un auto-limitante que te mantenga al margen de uno de los sectores más dinámicos y poderosos de las economías modernas.

Un mejor acercamiento sería el de invertir tiempo muy cuidadoso para investigar, así como auto educarse en el tema, para invertir cuando realmente tenga sentido invertir.

Esperamos que este artículo haya cumplido aunque sea una pequeña parte de esa misión.

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero