Regresar al Inicio

Tips de ahorro para tiempos difíciles

Staff e-Vector
145 vistas
Staff e-Vector
145 vistas
Te contamos algunos tips que te ayudarán a economizar, mejorar tus relaciones con las finanzas e incluso crear un fondo de ahorro personal, sobre todo para tiempos de pocos ingresos económicos

Te contamos algunos tips que te ayudarán a economizar, mejorar tus relaciones con las finanzas e incluso crear un fondo de ahorro personal, sobre todo para tiempos de pocos ingresos económicos

Tener un fondo de ahorro personal es algo con lo que todo adulto económicamente activo debe de contar, pues un fondo de ahorro personal no sólo nos da más libertad financiera, al contar con liquidez económica, sino que también nos dá más seguridad y tranquilidad en nuestra vida diaria, al actuar como un “colchón” que nos ayuda amortiguar algún imprevisto o eventualidad.

Si quieres comenzar a mejorar tus hábitos financieros, a continuación te damos una guía para que puedas crear un fondo de ahorro personal para sobrevivir en tiempos difíciles o de pocos ingresos económicos.

Haz un fondo de ahorro personal para tiempos difíciles

-Apégate a un presupuesto: no contar con un estimado de presupuesto mensual es una de las principales acciones que te juegan en contra de poder crear un fondo de ahorro personal que podrás utilizar en tiempos difíciles, pues hace más complicado el saber cuánto es el monto que necesitas para cubrir tus gastos fijos.

El llevar un control de gastos te permitirá saber incluso en cuánto tiempo podrás llegar a tu meta de ahorro. Esto es sumamente primordial sobre todo si estás pasando por algún momento complicado en tus finanzas. Toma en cuenta que para crear un fondo de ahorro personal será importante que mantengas la voluntad y te apegues a esa cifra.

-Haz del ahorro un gasto fijo: una vez que hayas establecido el presupuesto con el que cuentas, podrás saber qué cantidad de tus ingresos es lo que puedes guardar para crear un fondo de ahorro personal.

Ahorrar es un hábito, y como todo hábito se debe de practicar. Una forma sencilla para acostumbrarte a hacerlo es considerar el ahorro como uno más de nuestros gastos fijos.

Así, inmediatamente recibas tu sueldo o cualquier otro tipo de ingreso regular, destina la cantidad de dinero prospectada, ya sea haciendo una transferencia a tu cuenta de ahorro, o enviándolo a tus inversiones, como cetes.

Luego, cada quincena, mes o fecha en la que recibas ese ingreso, separa la misma cantidad y continúa haciéndolo hasta alcanzar tu meta. Hay incluso tarjetas de nómina que te permiten programar para que cada cierto periodo de tiempo se realicen trasferencias automáticas a alguna cuenta de ahorro.

-Prioriza o recorta servicios: muchas veces tenemos nuestras tarjetas enroladas en servicios que no utilizamos y solamente están adelgazando nuestra cartera. Si quieres armar un fondo de ahorro personal de forma mucho más rápida y sobre todo en tiempos difíciles, un consejo es eliminar o dar de baja servicios a los que estás inscrito. 

Por ejemplo, no es necesario tener suscripción a 3 diferentes plataformas de streaming, o pagar mensualmente una mensualidad para comida por delivery. Puedes incluso eliminar inscripciones a clubes de gimnasio que no utilizas, cuando tal vez ya cuentas con algunos aparatos en tu casa o incluso vives frente a un parque. 

Pon especial atención también en las renovaciones automáticas, sobre todo cuando estás en periodo de prueba de algún servicio, pues luego pueden llegarte cargos que no tenías contemplados. En pocas palabras, puedes empezar a reducir gastos poniendo atención a este tipo de detalles.

-Sé un consumidor “infiel”: un tip indispensable para economizar y que te ayudará en tu meta de tener un fondo de ahorro personal es comprando productos o adquiriendo servicios que te den mayor valor por tu dinero.

Como consumidores, a veces inconscientemente solemos crear conexiones emocionales con alguna marca en específico, haciéndonos unos clientes tan fieles al grado de siempre adquirir sus productos sin antes cuestionar si sus costos valen realmente la pena. Siempre puedes buscar un mejor trato o servicio en otro lugar y permanece abierto a la posibilidad de cambiar hacia un producto de la competencia, si éste te brinda un mejor valor. Aunque al principio pueda parecer muy difícil, crear un fondo de ahorro personal es más cuestión de crear un hábito. Atrévete a dar el primer paso hacia tu libertad financiera, pues nada se compara con la tranquilidad que nos da el contar con un apoyo que podamos utilizar en cualquier lugar o momento que lo necesitemos.

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero