Regresar al Inicio

Optimismo, gasto y deuda: las claves para entender el Presupuesto 2023

Staff e-Vector
163 vistas
Staff e-Vector
163 vistas
Hacienda le ha pedido al Congreso que apruebe un paquete económico que contempla aumentar el gasto y la deuda pública el siguiente año de manera considerable. Para justificarlo, el Gobierno ha proyectado un crecimiento que los expertos califican como poco realista.

Septiembre no sólo es el mes de las fechas patrias, también es la época del año en el que comienzan las discusiones sobre el presupuesto del siguiente año entre el Gobierno Federal y la Cámara de Diputados. El proceso es sencillo, la Secretaría de Hacienda realiza una propuesta y San Lázaro la rechaza, aprueba o modifica. En esta ocasión, la iniciativa enviada al Congreso destaca por las altas expectativas económicas para 2023 y un incremento considerable de la deuda pública.

“El paquete económico para el año entrante lo calificamos de optimista con una expansión importante del gasto público y con riesgo de que algunas estimaciones asociadas al déficit y la deuda puedan resultar incluso superiores a las esperadas”, advierte Luis Adrián Muñiz Muñiz, especialista en economía mexicana de Vector.

En ese sentido, Hacienda plantea aumentar el gasto público en un 3.4 por ciento anual real el próximo año comparado con las proyecciones de 2022. Este incremento es tan grande que incluso va en contra de lo que permite la ley de responsabilidad hacendaria. 

En total, se espera gastar unos 8.3 billones de pesos, un billón más que este año. Para cubrir las partidas del presupuesto, el Gobierno plantea aumentar la deuda pública y confía en que a la economía mexicana le irá tan bien que subirán los ingresos. Este último tema es lo que más ha generado críticas ya que Hacienda pronostica un crecimiento del 3 por ciento del PIB en 2023, más del doble de lo que esperan la mayoría de los economistas. De no cumplirse con estas expectativas, se pondría en riesgo hasta la calificación crediticia de México.

“El riesgo de un deterioro en la opinión de las agencias calificadoras durante 2023 aún es bajo debido a la posición relativa que presenta la deuda de nuestro país respecto a otros de igual calificación”, advierte el analista de Vector.

Por un lado, el Gobierno prevé gastar más en erogaciones esperadas como lo son los programas sociales y gastos de inversión. Al mismo tiempo, se prevé que aumente el costo financiero de la deuda debido a la alta tasa de interés de referencia que ha impuesto el Banco de México para combatir las presiones inflacionarias. Todo esto no debería ser un problema siempre y cuando se cumpla con los pronósticos optimistas de la Secretaría de Hacienda.

“En el corto plazo, el riesgo más importante a este respecto es la posibilidad de una recesión en 2023 y/o de un periodo de estancamiento económico”, concluye Muñiz.

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero