Regresar al Inicio

El mantra bursátil, ¿lo sigues?

Staff e-Vector
2.2K vistas
Staff e-Vector
2.2K vistas

“Hay que salir de la bolsa en mayo y regresar cuando comienza el otoño”, es un refrán conocido sobre el mercado bursátil.

Cierto o no este popular refrán es tomado al pie de letra por algunos inversionistas, y está relacionado con un asunto estacional del inicio del verano en mayo y con el inicio de otoño en octubre.

La historia bursátil da la pauta para vender en la bolsa en mayo, aunque en este año no estuvo tan claro para algunos expertos, porque como ya vimos, los principales índices de Wall Street han estado celebrando el plan de estímulos fiscales y la salud que presume la economía estadounidense. Además, fue en verano cuando se marcó el “Bull market” de la bolsa de Nueva York más prolongado en la historia.

La frase está tan arraigada en el mercado financiero que hasta la firma de análisis CFRA estudia sacar un fondo cotizado en bolsa (ETF) bautizado con ese cliché.

Pero, ¿de dónde viene este mantra bursátil?

La versión más conocida se relaciona con la costumbre de los lores ingleses, que durante mayo le dedicaban más tiempo a las carreras de caballo, que a sus inversiones, y a la vez tomaban largas vacaciones hasta cuando entraba el frío por noviembre y era hasta entonces que volvía su interés por las inversiones.

Así se puede explicar cómo el mercado acumulaba pérdidas o era menos rentable entre mayo y octubre, que de noviembre en adelante.
Una explicación adicional relacionada con la debilidad del mercado en verano tiene su origen en 1950, cuando la agricultura perdió peso en la economía.

Por eso, con el cambio de estación, los analistas hacen cada año todo tipo de pronósticos y estimaciones a favor o en contra de ese refrán bursátil.

Uno de esos informes muy difundido fue el de Goldman Sachs [ASG1] donde presentó tres razones para tener calma al invertir en la bolsa, y que te dejamos a continuación:

1. Las sólidas perspectivas de crecimiento mundial se sostienen.

2. El miedo por el aumento en las tasas de interés se ha exagerado.

3. Desaparecerá el nerviosismo sobre los beneficios empresariales, en la medida que la mayoría de las compañías cuentan con efectivo para recomprar acciones.

Otra clave que comparte el informe de Goldman Sachs es que las bolsas dejarán de subir en algún momento, sin embargo no se espera una recesión.

Por otro lado, hasta la segunda mitad del siglo XX, no había una gran diferencia entre invertir desde mayo hasta octubre o hacerlo entre noviembre y abril.

Si tomamos en cuenta el comportamiento del S&P 500, desde 1970 ha subido en promedio 8.7 por ciento durante el periodo de invierno y sólo 2.8 por ciento en el verano.

Entonces ahora que llegamos a octubre, ¿qué se puede hacer?

Esa es una pregunta que se repite una y otra vez en esta época del año, pero tienes que saber que la decisión es personal y tiene que ver con tus objetivos como inversionista. Infórmate y asesórate con expertos para que tomes la mejor decisión.

Fuente: Los mercados financieros, Expansión, OK Diario, La Vanguardia

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero