Regresar al Inicio

Los inversionistas pueden salvar al mundo

Staff e-Vector
902 vistas
Staff e-Vector
902 vistas
Los inversionistas están demandando cada vez más estrategias de gestión de activos que respeten estándares ambientales, sociales y de gobernanza.

La elección estadounidense del 2020, el auge del populismo en Occidente y la creciente demanda de políticas públicas para combatir el cambio climático plantean una pregunta común: ¿El capitalismo es un sistema económico sostenible?

Un grupo creciente de inversionistas está intentado probar que la respuesta es sí. El reporte bianual de la Global Sustainable Investment Alliance refiere que hay más de 17.5 billones de dólares en activos de renta fija y renta variable que cumplen con los estándares ambientales, sociales y de gobernanza promovidos por iniciativas ad hoc de organismos multilaterales como el Banco Mundial y la Organización de Naciones Unidas.

En relación al 2016, esto representa un aumento del 69% en los activos gestionados bajo los principios de la inversión responsable, un concepto que pretende incorporar un sentido ético y de sustentabilidad al sistema financiero global.

De acuerdo a una nota de Bloomberg que cita el reporte de la Global Sustainable Investment Alliance, los inversionistas, incluso aquellos que utilizan estrategias de fondos pasivos, están demandando cada vez más estrategias que se rijan por esos estándares. Se explica que, en los últimos dos años, el dinero que es administrado profesionalmente en Japón aumentó su cuota de inversión en productos socialmente responsables de un 3% a un 18% de los portafolios totales.

La tendencia también está generando tracción en América Latina. Gema Sacristán, la directora general de BID Invest, escribió un artículo para la revista Forbes en el que menciona que América Latina suma más de 84 mil millones de dólares en emisiones de bonos verdes.

Esto podría tener un efecto significativo en el largo plazo. Esa es la tesis para el Instituto de los Principios de la Inversión Responsable, una organización no gubernamental abocada a promover la integración de factores ambientales, sociales y de gobernanza al análisis de inversión.

Para ello, propone, dos objetivos prioritarios: el primero es la incorporación de estos estándares a la determinación universal de riesgo y retorno entre los inversionistas globales. El segundo, convertir este marco analítico en parte del deber fiduciario de los administradores de portafolios. Esto tendría la finalidad de neutralizar el enfoque cortoplacista de trimestre a trimestre del análisis financiero convencional.

En ese sentido, la comunidad financiera internacional tiene en sus manos una influyente herramienta para fungir como agente de cambio.

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero