Regresar al Inicio

Invertir en tiempos de Covid-19: es momento de cautela

Staff e-Vector
4.1K vistas
Staff e-Vector
4.1K vistas
El departamento de análisis de Vector Casa de Bolsa plantea una estrategia que privilegie una postura defensiva: flight to quality.

El enfoque del departamento de análisis de Vector Casa de Bolsa frente a la volatilidad e incertidumbre derivada de la pandemia del Covid-19 puede condensarse en una palabra: cautela. 

A pesar de los esfuerzos de política monetaria de la Reserva Federal para inyectar liquidez al sistema financiero y de la aprobación de medidas masivas de política fiscal expansiva en países desarrollados, no existe un consenso sobre si el mercado ha tocado fondo. 

La divergencia en los pronósticos de recesión, que en el caso mexicano el rango va de una estimación de crecimiento de 0.1% del PIB a una contracción de 8% para 2020, ponen de relieve la dificultad para modelar el futuro económico inmediato. Dado que el congelamiento de la oferta y la demanda agregada responden, en primera instancia, a un fenómeno sanitario, la incertidumbre es el único común denominador considerado en la construcción de portafolios. 

En ese sentido, el departamento de análisis de Vector Casa de Bolsa plantea una estrategia que privilegie una postura defensiva: flight to quality. Es decir, reducir la exposición a commodities y a clases de activo de alto rendimiento como los bonos soberanos de países emergentes y los títulos de renta fija de entidades corporativas. 

Este enfoque pone al centro una predilección por el efectivo y el dólar, así como una transición de la renta fija del largo y mediano plazo al corto plazo. 

En materia de renta fija del mercado mexicano, la recomendación de Vector Casa de Bolsa tiene como eje central el análisis técnico. En función de esta perspectiva, se sugiere aumentar la exposición a las acciones de Alfa, Alpek, Grupo México, Grimaldo y Volaris. Asimismo, plantea reducir el riesgo derivado de posiciones en títulos de Alsea, Asur, Grupo Carso y Minera Frisco. 

La narrativa que rodea al mercado de activos mexicanos supone un deterioro del balance de riesgos: revisiones a la baja de la expectativa de crecimiento, un recorte a la calificación crediticia del soberano y de Pemex, una caída de los ingresos fiscales y la continua incertidumbre de política económica del gobierno federal.

Es momento de la cautela. 

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero