Regresar al Inicio

GUCCI vs. CUGGL, el caso que pone a prueba los derechos de marca

Staff e-Vector
162 vistas
Staff e-Vector
162 vistas
La famosa firma italiana de moda se pelea con una parodia japonesa de su marca y, para sorpresa de todos, perdió la batalla… ¿será este el fin de la tiranía que mantienen las grandes empresas en derechos de propiedad intelectual?

El caso es bastante frecuente: una gran empresa internacional encuentra a un pequeño emprendedor y lo demanda argumentando que sus marcas se parecen mucho. Ahora, un caso reciente en Japón pone a prueba todo lo que sabíamos sobre este tipo de casos de propiedad intelectual.

En octubre de 2020, el empresario Nobuaki Kurokawa registró una nueva marca de ropa llamada CUGGL. Además de su parecido con GUCCI, la empresa usa el mismo tipo de letra y suele tapar la parte inferior de su nombre en un claro ejemplo de parodia. La famosa firma de ropa italiana, reconocida por pelear con uñas y dientes por su reputación, presentó una demanda señalando que los consumidores podían llegar a confundirse y que esto era un intento de capitalizar su fama.

Sin embargo, por primera vez en este tipo de casos, parece que David venció a Goliat. Hace unas semanas, un juez en Japón rechazó la petición de GUCCI y advirtió que la empresa estaba exagerando. Las autoridades señalaron que no había similitudes visuales, fonéticas o conceptuales y que difícilmente los consumidores iban a confundir una con la otra.

Aunque GUCCI tiene previsto apelar la decisión, el caso podría significar un parteaguas en un sector que ha sido controlado por los grandes corporativos. Hace unos años, Louis Vuitton ganó una pelea legal en contra de una cadena de restaurantes de pollo frito en India llamada Louis Vuiton Dak. La marca volvió a demandar a la empresa porque después cambió el nombre de sus locales a LOUISVUI TONDAK y tuvo que pagar más de 14 millones de dólares en multas.

Otro caso famoso de India fue el pleito que tuvo la española Zara con un restaurante llamado Zara Food. La empresa argumentó que las personas iban a pensar que la comida era de ella y que su prestigio se iba a ver afectado. Al final tuvieron que cambiar el nombre y hoy en día se llama Tapas Bar.

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero