Regresar al Inicio

Naturaleza del instrumento bursátil

Staff e-Vector
676 vistas
Staff e-Vector
676 vistas

 

Dentro del mercado bursátil, donde se encuentran las ofertas y demandas sobre los valores en circulación admitidos para cotizar en bolsa, se comercializa diferentes instrumentos
bursátiles.

En el mercado de valores mexicano hay una gran variedad de instrumentos ágiles y flexibles que se adaptan a las necesidades de financiamiento de la empresa. Uno de ellos que ha ganado popularidad por su flexibilidad es el certificado bursátil.

Pero las acciones son los títulos del mercado de capitales que gozan de amplia aceptación entre el público inversionistas. Estos papeles son parte del capital social de una empresa que son colocados entre el gran público inversionista, a través de la BMV, para obtener financiamiento.

Luego están las fibras, que son vehículos para el financiamiento de bienes raíces. Una de sus características reside en que ofrece pagos periódicos (rentas), y a la vez tiene la posibilidad de tener ganancias de capital (plusvalía).

En el mercado de Capital de Desarrollo, el instrumento se conoce como CkDes, que son títulos destinados a financiar uno o más proyectos, mediante la adquisición de una o varias empresas
promovidas, principalmente en sectores relacionados a la infraestructura, inmobiliarios, minería y desarrollo de tecnología.

Por otro lado, el mercado de deuda también cuenta con alternativas para invertir en títulos de deuda de corto plazo y de largo plazo. Los instrumentos a corto plazo sirven para cubrir las necesidades de capital de trabajo, en donde el certificado bursátil figura como una opción de deuda de mediano y largo plazo, la emisión puede ser en pesos o en unidades de inversión. Su principal característica es su flexibilidad operativa de estructuras a partir de un programa de colocación, que puede ejercerse en una o varias emisiones, por lo que la empresa tienen la posibilidad de definir el momento adecuado para colocar, así como las características de cada emisión, que no necesariamente deben ser las mismas, lo cual permite establecer el monto, condiciones de pago, tasa y plazo.

Mientras que la deuda a largo plazo está diseñada para cubrir las necesidades de financiamiento para infraestructura, expansión, refinanciamiento de pasivos, y otros fines corporativos. En este tipo de deuda destaca la bursatilización de activos, que consiste en un fideicomiso al que se destinan los activos o flujos de efectivo futuros para realizar una emisión de valores, es decir, se consigue financiamiento al dar liquidez a activos no líquidos.

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero