Regresar al Inicio

Las tensiones geopolíticas le dan la bienvenida a 2024

Staff e-Vector
78 vistas
Staff e-Vector
78 vistas
Una serie de ataques a buques mercantes en el Mar Rojo, combinado con el triunfo de Donald Trump en las primarias republicanas de Iowa, generan volatilidad en el arranque del año.

Una serie de ataques a buques mercantes en el Mar Rojo, combinado con el triunfo de Donald Trump en las primarias republicanas de Iowa, generan volatilidad en el arranque del año

Un nuevo conflicto armado amenaza con crear otra grieta en el comercio internacional y la estabilidad geopolítica. Al mismo tiempo, los mercados tienen un ojo puesto en las elecciones primarias republicanas donde Donald Trump ya ha comenzado a imponerse como era esperado, aunque todavía no está claro si podrá aparecer en la boleta de noviembre. De tal modo, si algo ha marcado este inicio de año ha sido la incertidumbre.

Empecemos con el conflicto en Oriente Próximo. En octubre del año pasado grupos de milicias hutíes provenientes de Yemen comenzaron a hostigar buques mercantes en el Mar Rojo, la principal ruta comercial entre Asia con Europa a través del canal de Suez. Antes de que escalen más los combates en una región que sigue lidiando con la guerra en Gaza, Estados Unidos y Reino Unido lanzaron un ataque en contra de objetivos en Yemen hace un par de semanas, dejando claro que podrían tomar más medidas similares si continúan los actos hostiles.

De acuerdo con autoridades estadounidenses, más de 50 países se han visto afectados por 27 ataques realizados por grupos rebeldes yemeníes. Entre estos, tripulaciones de 20 naciones diferentes se han visto amenazadas o tomadas como rehénes en actos de piratería y 2 mil embarcaciones se han visto obligadas a desviarse para evitar el Mar Rojo.

“Estos ataques milimetrados representan un claro mensaje de que ni Estados Unidos ni nuestros socios toleraremos atentados contra nuestras fuerzas ni permitiremos que agentes hostiles pongan en peligro la libertad de navegación en una de las rutas más fundamentales del mundo”, advirtió el presidente Joe Biden al momento de concretar el ataque contra los milicianos.

Lo que en situaciones normales serían malas noticias, cobran un color diferente al tratarse de un año electoral en Estados Unidos. La política en Washington ha sido llevada al límite con los juicios criminales de Donald Trump y ya estaba siendo presionada por peticiones de ayuda de Israel y Ucrania. El conflicto en el Mar Rojo podría salirse de control y analistas advierten que podría haber una escalada bélica en diferentes zonas, especialmente al sur de Líbano.

Elecciones en puerta

Las dos veces que compitió Donald Trump por la presidencia su campaña generó una ola de volatilidad en los mercados. La promesa de combatir al establishment con grandes reformas y decisiones ejecutivas han pintado un futuro incierto en la principal potencia económica y este año no es la excepción.

A pesar de que todavía está en duda de que pueda salir en la boleta en los próximos comicios (por lo menos dos estados, Colorado y Maine, lo han vetado por su participación en la insurrección del 6 de enero), sigue siendo el candidato republicano más popular.

En el inicio de las elecciones primarias del partido en Iowa, el magnate salió ganador con el 51 por ciento de los votos, muy lejos del segundo lugar que obtuvo Ron DeSantis con el 21.3 por ciento. 

Del otro lado, Joe Biden buscará la reelección con la promesa de ser un perfil demócrata moderado. No obstante, ha sido duramente criticado y cuestionado por querer permanecer en la Casa Blanca a pesar de su avanzada edad (terminaría su mandato con 85 años y se convertiría en el presidente estadounidense más viejo de la historia).

Los datos del mercado

Mientras el inicio del año se ajusta a las nuevas tensiones geopolíticas, algunos indicadores económicos han pintado un panorama de claroscuros. El conflicto en el Mar Rojo generó un entorno de cautela entre los inversionistas y una menor demanda por activos de riesgo.

De manera similar, diversas declaraciones de funcionarios de la Reserva Federal dejan ver que es menos probable un recorte de tasas en marzo como se tenía previsto a finales de 2023 debido a una inflación que no da tregua.

Del otro lado del charco, los analistas siguen esperando un recorte del Banco Central Europeo en la primera mitad del año a pesar de que enero inició con una aceleración de la inflación. 

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero