Regresar al Inicio

Recordando el pasado: la caída bursátil de 2008

Staff e-Vector
5.7K vistas
Staff e-Vector
5.7K vistas
El desplome significó el inicio de la peor recesión económica a nivel internacional en décadas.

La caída fue histórica: el 10 de octubre de 2008, las cotizaciones bursátiles de prácticamente todas las bolsas del mundo se desplomaron como nunca antes había sucedido.

Si bien existen los antecedentes de los estrepitosas caídas de 1929 y 1987, el crash de 2008 fue como ninguno otro. Se trató de la primera crisis financiera -realmente- internacional y marcó el inicio de una recesión global que dejaría estragos en todos los mercados, en todo el mundo.

Y es que ese viernes verdaderamente negro, el Ibex 35 de España perdió, en un solo día, el 10% de su valor. Al final de la semana, había acumulado pérdidas del 21,2%. La bolsa de Londres registró una pérdida de alrededor del 8% y Wall Street un 4%. Ante el desplome generalizado, Moscú y Viena optaron por cerrar. Aunque el lunes 13 se registró un alza que inyectó una leve dosis de optimismo, la tormenta continuaba.

Las reacciones de emergencia de las autoridades políticas y de los grandes bancos centrales no consiguieron detener la hemorragia.

Para el 15 de octubre, el Dow Jones en Wall Street había caído un 7.9 % y desatado una reacción en cadena que golpeó las bolsas de los mercados internacionales. Ese día la Bolsa Mexicana de Valores -junto con la de Moscú, Sao Paulo y Viena- suspendió sus operaciones.

Según recuerda el diario español El País, fue durante esa semana que la economía real, es decir, “todo el entramado no financiero”, empezó a sufrir. Los tres grandes grupos automovilísticos de Estados Unidos, Ford Motor Company, General Motors y Fiat Chrysler Automobiles amenazaron con la ruina, de acuerdo con Standard & Poor’s. Y aunque los bancos se encontraban “en el origen y el epicentro de las turbulencias”, la epidemia ya golpeaba diversos sectores en múltiples países, como el de la construcción.

Y así, como fichas de dominó, cayeron los mercados del mundo. Mientras tanto, las acciones de los gobiernos más influyentes. Ni las Las declaraciones oficiales surtían efecto. Los análisis bursátiles no eran optimistas. «En una situación de pánico, de nada sirven los fundamentales, la espiral arrastra a todos los valores», explicó desde Londres Juergen Michels, de Citi, según El País.

Para el 25 de octubre, se confirmaba el escenario de terror: la economía occidental se perfilaba a la recesión.

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero