Regresar al Inicio

El “oro verde” no es sustentable

Staff e-Vector
151 vistas
Staff e-Vector
151 vistas

La demanda del aguacate en el mundo ha crecido exponencialmente en las últimas décadas. Se estima que actualmente México exporta casi 3 mil 500 millones de dólares anuales de esta fruta. De hecho, el país es el principal productor mundial y se estima que de Michoacán salen la mitad de los aguacates del planeta.

El éxito ha puesto en duda la sustentabilidad de la cosecha en los últimos años. Para obtener un aguacate, por ejemplo, se necesitan más de 70 litros de agua. Además, la huella de carbono de cada fruto es de 846 gramos de CO2, lo que supera el costo de un kilogramo de plátanos.

¿Por qué es importante?

  • La exportación de aguacates ha sido una de las industrias con mayor crecimiento del comercio exterior mexicano y se prevé que la demanda siga aumentando a un ritmo promedio del 5.6 por ciento de aquí a 2027.
  • El boom aguacatero va de la mano de un mayor interés por comida saludable en Estados Unidos. Mientras que en 2003 el país importó el 30 por ciento de su consumo de México, esta cifra actualmente ronda el 86 por ciento (en parte debido a la sequía que ha enfrentado California en los últimos años).

Saber más…

Las buenas noticias sobre el aumento de la demanda de aguacate se han topado con la dura realidad del cambio climático. Expertos prevén que los árboles demanden cada vez más agua en los próximos años y produzcan menos frutos.

El aguacate hass, el que domina el mercado mexicano y estadounidense, es de los más populares ya que tiene un porcentaje mayor de aceite que otros y resiste mejor el calor. Sin embargo, puede que eso no sea suficiente para enfrentar los retos ambientales.

El Foro Económico Mundial advierte que los aguacates ya están causando estragos, especialmente en lugares como Michoacán. Señala que en México se han destinado más de 117 mil hectáreas a este tipo de sembradíos que demandan alrededor de 9 mil 500 millones de litros de agua al día, con lo que también se ha afectado la biodiversidad de varios bosques.

Para que los árboles de aguacate tengan más luz del sol, se suele también quitar otro tipo de vegetación que ayuda a combatir el calentamiento global. Un estudio realizado por la UNAM destaca que en los últimos años se ha registrado en Michoacán veranos más calurosos y secos e inviernos más cortos y con menor frío, lo que también ha tenido un impacto negativo en la migración de la mariposa monarca.

Incluso las autoridades mexicanas han reportado un aumento en la actividad sísmica en Michoacán provocado por la gran extracción de agua que requieren los aguacates y que han provocado cuevas subterráneas.

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero