Regresar al Inicio

Argentina y su generación del dólar

Staff e-Vector
1.8K vistas
Staff e-Vector
1.8K vistas
A sus doce años, Nicolás Videla entiende la relación entre depreciación, inflación y política económica. Hay toda una generación en Argentina que ha tenido que aprender a ahorrar en dólares.

Macri, los Kirchner, Menem, De la Rúa. Cuando se piensa en Argentina y sus presidentes, se piensa en la crisis. Una generación completa de argentinos ha crecido en medio de episodios recurrentes de devaluaciones, tasas de inflación de dos dígitos, cepos cambiarios, negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, reestructuraciones de deuda soberana y litigios contra los fondos buitre en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Ha sido un ciclo interminable de
tragedia económica.

Eso explica por qué un reportaje de la agencia Reuters dice que “la falta de confianza en la moneda nacional se ha vuelto parte del ADN de los argentinos”. Es el caso de Nicolás Videla, un niño de 12 años que ahorra en dólares. No solo eso; Nicolás asegura que todo lo calcula en dólares. La sociedad argentina ha entendido, de mala manera, que la volatilidad del peso ha hecho imposible la planeación económica. El dólar, la divisa de reserva global por excelencia, se ha convertido en el benchmark de la economía nacional. “Todo el mundo piensa en dólares; nadie confía en el peso”, le dijo Gadiel Goldstein, de 13 años, a la agencia Reuters.
 
Argentina es, simultáneamente, el ejemplo de libro de texto del fracaso de las políticas heterodoxas extremas como el control de precios y de la inevitable debacle que sucede a la política de shock que dicta la ortodoxia económica. Esta contradicción ha quedado patente en la derrota electoral de Mauricio Macri y en la reacción adversa de los mercados globales frente al regreso del kirchnerismo al poder.
 
Esta dualidad ha sido castigada por los mercados globales, aún en una coyuntura en la que los principales bancos centrales del mundo están relajando su postura monetaria, derivando en más de trece billones de dólares de activos de renta fija con tasas negativas. Desde el 2015, el peso argentino ha perdido 85% de su valor frente al dólar. Tan sólo este año, la depreciación ha sido de 37%. Y el efecto en la inflación ha sido notable: el Fondo Monetario Internacional espera
que el cambio en el nivel de precios sea de 57.3% al cierre de este año.

“Hablamos del dólar en la escuela. Siempre pregunto cómo va. Cuando mis amigos me dicen que se ha fortalecido me quejo porque los precios suben cuando eso sucede”, dice Nicolás Videla. 

Ésta es la generación del dólar en Argentina, un país que, con una deuda soberana de más de 100 mil millones de dólares, está lejos de resolver su situación.

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe el mejor contenido financiero